¿Qué sabemos sobre los violadores en grupo?

octubre 7, 2019 in , by

¿Qué sabemos sobre los violadores en grupo?

 

La historia se repite, una víctima más de una violación grupal. No es una práctica nueva, sólo que la sociedad en general ha prestado más atención a las violaciones individuales que colectivas. Incluso las ciencias socio-sanitarias se han centrado especialmente en estudiar a los violadores individuales, aunque en los últimos años ha aumentado el interés por analizar a los violadores en grupo. En cualquiera de los casos, se tiene un estereotipo de violador (agresivo, antisocial, solitario…), como consecuencia de su representación en las películas, series y libros que dificulta todavía más entender por qué la mayoría de los miembros de un grupo agresor no violaría en solitario. ¿Qué es lo que sabemos al respecto? Algunas de ellas son:

  • La edad: suelen ser chicos jóvenes y este hecho está muy relacionado con que actúen en grupo.
  • La influencia del grupo en los jóvenes: el grupo ofrece una identidad transitoria hasta desarrollar una identidad propia. Por ello la pertenencia a un grupo en la etapa adolescente y adultez temprana es esencial. Además, proporciona un estatus social, aunque para ello tienen que seguir al líder.
  • Sentido de hipermasculinidad: el grupo suele regirse por normas culturales tradicionalmente masculinas. Deben demostrar continuamente que son “hombres”, en el sentido de sujetos sin miedo, temerarios, sin apenas emociones. La cultura machista se encuentra detrás de esta concepción de “hombre”, según la cual además las mujeres son instrumentos de cuidado y de disfrute sexual. La violación grupal acentúa la sensación de poder sobre la mujer que se encuentra en una situación de parálisis por terror.
  • El sentido de la responsabilidad se dispersa: la norma del grupo es que “lo que hacen no está mal”. Quien ejecuta la violación es el grupo no un sujeto. Si alguno no desea hacerlo, muestra debilidad, ser “poco hombre” y estará fuera del grupo, lo que conlleva sufrir algo muy temido en la juventud: el aislamiento/rechazo social. Otra cuestión que ayuda a disminuir el sentimiento de responsabilidad individual es “razonar” los hechos (somos hombres, ella lo buscaba, le hemos hecho un favor…) y reforzarse entre sí, recordando lo ocurrido, alardeándose y dándose “palmaditas en la espalda”.  Además, sienten la seguridad de que el grupo se protegerá de las posibles consecuencias legales si se diera el caso.

Foto de Kari Shea. Extraída de Unsplash