Películas y series, ¿qué esconden?

image post
mayo 14, 2020 by

Películas y series, ¿qué esconden?

La televisión, el cine, las redes sociales o internet son algunos de los medios encargados de dar difusión a contenidos audiovisuales a millones de personas. Estos son capaces de calar cualquier mensaje en su audiencia mediante el uso de personajes reales o ficticios que realizan acciones cotidianas o fantásticas en un marco presente o pasado, real o irreal. El objetivo es lograr que el público empatice con ello para poder vender un producto, conseguir una mayor audiencia, transmitir un mensaje concreto, impulsar una campaña de concienciación, comunicar una noticia, educar, entretener, etc.

En los siguientes posts vamos a poner el foco de atención en la industria de la televisión y el entretenimiento, a la que la gran mayoría de la población mundial tiene acceso a través de tanto plataformas libres como de pago (Netflix, HBO, Amazon Prime Video), y que constituyen el medio de comunicación mayoritario entre los telespectadores españoles según Statista (Orús, 2020), posiblemente por su fácil acceso y variedad. Concretamente, nos centraremos en las películas y las series, con el fin de recabar cuáles son los principales mensajes que recibimos mujeres y hombres a través de ellas y lo que es más alarmante y en lo que nos vamos a centrar en esta reflexión de hoy, nuestras hijas e hijos.

Aunque a los niños y a las niñas no se les puede aislar del mundo y pretender que no usen las tecnologías, la Asociación Española de Pediatría asegura, que lo correcto es controlar el tiempo que les dedican y los contenidos que consumen. Asimismo, recomiendan no más de media hora delante de una pantalla a niños/as menores de 3 años y, no más de 2 horas para mayores de esa edad. No obstante, los datos recopilados por el INE (2020) no van en esa línea, ya que aproximadamente un 51% de niñas y niños entre los 5 y 15 años ve la televisión más de 2 horas diarias entre semana, aumentando a un casi 70% los fines de semana. En niños y niñas de 1 a 4 años los tiempos se ajustan en mayor medida a lo recomendado, aunque alrededor de un 20% pasa de 2 a 3 horas delante del televisor tanto entre semana como los fines de semana.

Pero ¿y qué clase de contenido ven durante este tiempo?

Como ya hemos comentado en posts anteriores, en edades muy tempranas los procesos de socialización y aprendizaje, que se dan a través de la observación o el juego, son determinantes para que las niñas y los niños se desarrollen como personas. Todo aquello que les rodea se convierte en un potente espejo a la hora de interiorizar conductas, actitudes o roles. Por ello, las películas y series que ven en estas edades también van a condicionar su aprendizaje sobre el entorno. Cómo visten los y las personajes, qué actividades hacen, cómo hablan, etc., son algunos de los aspectos que se convertirán en modelos de comportamiento e irán creando su representación del mundo, y más concretamente el papel que jugamos mujeres y hombres en él.

“Hay tanta telebasura que prefiero ponerles el canal de dibujos animados”

Esta es una conclusión a la que suelen llegar un número considerable de padres y madres, que apuestan por canales con una programación más apropiada para población infantil como Clan TV, Disney Channel, Boing y Neox.

Sin embargo, un experimento del Huffington Post (De Sancha, 2017) basado en analizar estos canales durante 12 horas un domingo (cuando se supone que los y las menores ven más TV) llegó a las siguientes conclusiones:

Los personajes femeninos llevan colores y ropa “de chicas”, vestidos y faldas rojos, rosas y naranjas, maquillaje y adornos en el pelo, tacones… Hablamos entonces de series como Mickey Mouse, donde personajes como Minnie y Daisy, a pesar de haber sido creadas hace casi 90 años, presentan esta imagen totalmente estereotipada, siendo una vestimenta poco práctica para todas las actividades que realizan en la serie (jugar, pasear, trabajar en el huerto, viajar, cocinar, etc).

Las series japonesas son más machistas que las occidentales. Aparte de seguir perpetuando roles tradicionales de género, donde las madres son las únicas encargadas de la educación y de la casa, representan una feminidad caprichosa, histérica, supersticiosa, avariciosa y presuntuosa. Shin Chan y Doraemon son las máximas representantes de este género en nuestra televisión, donde además de cumplir con todo lo anterior, las únicas protagonistas chicas tienen un papel de “doncella en apuros” o “pesada que siempre quiere jugar a mamás y papás”.

Solo en series dirigidas específicamente a niñas, hay tantas chicas como chicos representados. Dentro de esta categoría encontramos series como Peppa Pig, aunque esta característica deja de ser positiva cuando todos los personajes femeninos que hay visten de rojo o rosa, llevan los labios pintados y son las encargadas de cocinar. Además de transmitir mensajes sexistas a través del lenguaje como, por ejemplo “el rosa no es un buen color para una camiseta de fútbol”.

Las chicas no suelen protagonizar actos heroicos o acciones distintivas, están más pendientes de su apariencia física, la moda, los chicos y la popularidad. Esto ocurre con series como La Patrulla Canina, donde la única perrita del grupo, aparte de llevar un traje rosa, no es protagonista de ninguna misión especial como el resto de personajes del grupo; o Freak Town, siendo la Princesa Boo Boo la protagonista, caracterizada por cumplir el papel de villana rubia, chillona y caprichosa.

Pero, este escenario no solo aparece en cortometrajes y series… No podíamos olvidar a la compañía de entretenimiento y de medios de comunicación más grande del mundo, el estudio Walt Disney, y toda su producción de películas influyentes en la infancia, pero también en la adolescencia y etapa adulta. Disney siempre ha representado a chicas y chicos claramente diferenciados por sus atributos, características y roles masculinos o femeninos. Algunos de estos ejemplos se observan claramente en películas como Aladdin, Pocahontas, La Bella y la Bestia, La Sirenita, El Rey León, Toy Story, Robots, Oliver y su pandilla o Tarzán.

¿Qué esconden estas películas tradicionales de Disney?

Estos clásicos de más de 60 años siguen reproduciéndose actualmente en nuestros hogares y ocupando el lugar de las películas de animación que no podemos dejar de ver. Sin embargo, los estereotipos de género, los mitos del amor romántico y el sexismo que transmiten sus historias y protagonistas, hacen dudar de su adecuación real para niños y niñas. Algunos de estos mensajes encubiertos en estas producciones son los siguientes:

  • Las mujeres están incompletas e infelices hasta que aparece su príncipe azul.
  • Las mujeres se encargan de las tareas del ámbito privado.
  • Las mujeres renuncian a sus ambiciones por un príncipe.
  • La belleza y la dulzura son las cualidades más importantes en una mujer.
  • Los hombres son personas valientes, fuertes y luchadores.
  • Los hombres han de salvar a las princesas.
  • Los hombres son capaces de sobrevivir a cualquier aventura.

Todas estas ideas estereotipadas que se transmiten de manera sutil en este tipo de producciones se convierten más tarde en expresiones explícitas que nos bombardean a mujeres y hombres y nos siguen recordando cuál es nuestro “papel” en la sociedad en la que vivimos.

Además, estos mensajes que hemos comentado no solo se encuentran en las películas o series infantiles, sino que se engloban como parte de un proceso que nos va acompañando toda la vida y afecta a todos sus ámbitos. Resulta preocupante que, tanto niñas como niños, reciban este tipo de exigencias respecto a lo que se espera de ellas y ellos por pertenecer a un sexo o a otro, sesgando así su posibilidad de conocer el mundo y expresarse ante él de una manera libre, igualitaria y alejada de los mandatos de género.

 

Imagen de Glenn Carstens-Peters de Unsplash. 

Bibliografía consultada:

Orús, A. (2020). Tasa de penetración de los medios de comunicación por tipo de medio España 2019. Statista. Consultado en https://es.statista.com/estadisticas/473262/penetracion-de-los-medios-de-comunicacion-en-espana-por-tipo-de-medio/

Instituto Nacional de Estadística (13 de marzo, 2008). Estilos de vida y prácticas preventivas. Consumo de televisión según sexo y grupo de edad. Población de 1 a 15 años. Recuperado de: https://www.ine.es/dynt3/inebase/es/index.htm?type=pcaxis&path=/t15/p419/a2006/p03/&file=pcaxis

De Sancha, M (2017). ¿Son machistas los dibujos? Así son sus personajes femeninos. Huffington Post. Recuperado de: https://www.huffingtonpost.es/2017/03/08/son-machistas-los-dibujos-asi-son-sus-personajes-femeninos_a_21876186/